Skip to main content

¿Cómo ayudar a un alumno en duelo?

La mayoría de los profesores interactúan diariamente con estudiantes en duelo. Una encuesta reciente que se realizó en conjunto con la American Federation of Teachers encontró que la gran mayoría de los profesores les gustaría ayudar a los niños en duelo, pero sienten que carecen del entrenamiento adecuado. La buena noticia es que los profesores no requieren una amplia formación para hacer una diferencia positiva en la vida de sus estudiantes en duelo. En este articulo se pretende dar algunos tips básicos para que los profesores puedan apoyar de la mejor manera a sus estudiantes en duelo.

sad_student2En primer lugar, es importante entender que usted no necesita ser un experto. Los maestros pueden ayudar a la mayoría simplemente estando presente y estar atento a los estudiantes cuando expresen sus sentimientos. Es probable que los alumnos se sientan más cómodos hablando con usted primero de cómo se sienten.

Esto no quiere decir que usted tenga que convertirse en un consejero, no se espera que los profesores proporcionen un ambiente terapéutico para un estudiante con duelo, sin embargo, usted puede proporcionar un ambiente de apoyo y canalizar a los alumnos en duelo con especialistas y otros servicios de apoyo cuando sea necesario.

Nadie puede prevenir el dolor de un niño o joven, pero se le puede proporcionar una fuente de estabilidad y confort en uno de los momentos más cruciales en la vida de un estudiante. Los 5 tips que les presentamos a continuación están destinados a ayudarle a apoyar de mejor manera a sus estudiantes en duelo:

  • Ayude a los estudiantes a entender lo que ha pasado. Al hablar con los estudiantes sobre la muerte de un ser querido, debemos ser muy claros y utilizar la palabra “muerte” y “muerto”, ya que algunas expresiones como “descanso eterno” o “ir al cielo” pueden confundir a los alumnos y se les dificulta entender lo ocurrido. Debemos reforzar las realidades de la muerte, que es irreversible y que le pasa a todo el mundo. Esto ayuda disminuye la sensación de preocupación, culpa o vergüenza que pueden acompañar a la muerte de un ser querido.
  • Invite a los estudiantes mayores a hablar de ello. A raíz de la muerte de un familiar cercano, los alumnos mayores pueden ser pasados por alto. La escuela entonces se convierte en un lugar crítico para que puedan recibir la atención de los adultos de confianza. Los estudiantes pueden no estar dispuestos a hablar, es posible que prefieran un tiempo a solas o hablar con sus amigos. Se podría decir que no necesitan o desean hablar, aún cuando en realidad se sienten abrumados. No trate de forzar la conversación, ayúdelos a identificar otros adultos con los que puede hablar cuando se sientan listos (psicólogo de la escuela o profesional de la salud mental). Es importante que usted esté disponible para darle apoyo.
  • Deje que los niños se expresen. El objetivo no es quitar el dolor del duelo, el objetivo es permitir una oportunidad para que los niños lo expresen. Evite comentarios dirigidos a tratar de animar a los estudiantes que están en duelo. (Ejemplos: “Por lo menos fueron capaces de pasar la Navidad con él antes de morir”, o “Al menos murió como un héroe”). Es también un impulso común para las personas el compartir experiencias personales sobre pérdidas propias. Pero con la pena infantil, es importante escuchar más y hablar menos, darles espacio para expresarse en lugar de “darle la vuelta”.
  • Ofrezca asistencia a padres, madres o tutores. La familia del estudiante en duelo debe saber cómo el o ella está haciendo frente a la escuela. Es importante coordinar esfuerzos con los padres o tutores. Después de la muerte de un miembro de la familia, los padres o tutores pueden sentirse abrumados e inseguros de cómo ayudar a sus hijos.
  • Proporcione apoyo en el aprendizaje. Los alumnos a menudo tienen dificultad para concentrarse o aprender mientras están en duelo. Podrían necesitar apoyo adicional o cambios temporales en fechas de sus exámenes u otros trabajos de clase. No espere a que los problemas escolares aparezcan para ofrecer la ayuda, hable con sus estudiantes, sus padres o tutores y otras personas clave en la escuela.

La conclusión es la siguiente: Durante la semana, los alumnos pasan más tiempo en la escuela que en casa y es por ello que tenemos una buena oportunidad para darles apoyo y ayudarles a que enfrenten la situación que están viviendo. Tener un poco de empatía podría serles de gran ayuda.

Artículo basado en 5 Tips for supporting grieving students.