Skip to main content

Estrés en docentes: Parte 2. Síndrome de burnout

BurnoutCuando en ocasiones se habla sobre el estrés y la salud del docente, es común escuchar la postura cada vez mayor de la población sermonear a los docentes retándoles que ellos eligieron su profesión y que deben de soportar los problemas que ella conlleva. Según quienes critican a los docentes, lo hacen porque estos últimos solo intentan llamar la atención para pedir incrementos salariales y mejores oportunidades de trabajo, sin embargo, aunque ambos puntos fueran afirmativos, es importante considerar que frente a otras profesiones que con el pasar del tiempo han progresado en temas de salud laboral y prevención integral, la docencia se ha relegado en el tiempo.

Los docentes de América latina sufren todavía de intricadas condiciones de trabajo, con aulas cada día mas pobladas, reclamos sociales e institucionales, exigencias profesionales (requeridas para conservar su trabajo) y largas jornadas extra clase de planeación, preparación y especialización para aquellos que a pesar de lo anterior aún tienen espíritu para mejorar en su labor.

En estas circunstancias es donde nos recordamos, bueno si a otras profesiones se les han proporcionado equipos de prevención y protección personal, equipos ergonómicos para las jornadas de trabajo en oficinas, descansos y rutinas de ejercicio y recreación regulares para la salud del trabajador, y a otras incluso curules en recintos públicos, subvenciones, seguridad privada y vehículos de lujo ¿a los docentes entonces que se les ha otorgado?

Al parecer a los docentes solamente se nos ha otorgado el Síndrome de Burnout.

Síndrome de Burnout

despair-1235583_640El síndrome de Burnout o de desgaste profesional se considera como la fase avanzada del estrés profesional, y se produce cuando se desequilibran las expectativas en el ámbito profesional y la realidad del trabajo diario (Marrau, 2004).  Cristina Marrau (2004) comenta que el síndrome del Burnout se define como :

Una respuesta al estrés laboral crónico integrado por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional. Así como la vivencia de encontrarse emocionalmente agotados.

Y añade que bajo un enfoque psicosocial se caracteriza por:

  • Baja realización personal en el trabajo: los trabajadores se sienten descontentos consigo mismo  e insatisfechos con sus resultados laborales.
  • Agotamiento emocional: los trabajadores sienten que ya no pueden dar más de si mismos a nivel afectivo, agotados debido al contacto social y miedo de atender a ciertar personas debido al estrés que esto les produce.
  • Despersonalización: desarrollo de sentimiento negativos, actitudes y conductas irónicas o cínicas al entablar contacto con otras personas, dando respuestas deshumanizadas o con un evidente endurecimiento afectivo e interpersonal, no solamente con aquellas personas del trabajo, sino también con la familia y amigos.

tiredEstas condiciones llevan a los sujetos afectados por el Burnout desarrollar múltiples sintomatologías (Marrau, 2004) como los siguientes:

  • Psicosomaticos, que pueden resultar inclusive en alteraciones cardio-respiratorias, jaquecas, fatiga crónica, trastornos del sueño, úlceras y desordenes gástricos, tensión muscular, mareos, y vértigos entre otros.
  • Conducta: desarrollo de conductas adictivas (consumo de sustancias y alimentos como el café y alcohol), ausentismo labora, bajo rendimiento, distanciamiento afectivo y surgimiento de continuos conflictos personales.
  • Emocionales: irritabilidad y distanciamiento, acciones hostiles.
  • Mentales: sentimientos de vacío, agotamiento, fracaso, impotencia y baja autoestima. Así como nerviosismo, inquietud y falta de concentración. Llegando inclusive a la paranoia y baja tolerancia a la frustración.

Es importante detectar a tiempo la posible decaída en el Burnout. En la tercera parte de la serie hablaremos más a fondo sobre la prevención y ayuda de este síndrome y en general,  el estrés docente. Esperamos sus comentarios y experiencias.