Skip to main content

Síndrome de Asperger: Intervención en el aula

“Si el alumno no puede aprender por el camino en el que se enseña, el docente debe buscar el camino por el que el alumno aprende”

El Síndrome de Asperger (en adelante SA) está reconocido por la Organización Mundial de la Salud como un Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) de carácter crónico y severo, que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo e intereses restringidos y estereotipados producto de la rigidez mental y comportamental.

Esta definición es la que podemos encuentrar en cualquier artículo o manual de SA. Pero ¿cómo es en la práctica un niño o adolescente con SA? ¿Qué es lo que nos llamará la atención? ¿Qué necesitará de nosotros?

Síndrome-de-Asperger

Características de los alumnos con el Síndrome de Asperger:

  • Las relaciones con los compañeros son escasas o inexistentes.
  • Cuando se le dice “no” a algo, puede llorar o gritar de manera desproporcionada.
  • Nada lo consuela, no sirven las explicaciones ni las recompensas. A veces solo se calma cuando llega su madre.
  • En cuanto a conceptos y contenido no tiene grandes dificultades, está dentro de la media del grupo o incluso por encima
  • Puede tener problemas con los compañeros. Cuando los otros niños no hacen lo que él quiere o espera, a veces les pega o llora.
  • Falta de iniciativa en la resolución de problemas simples. Si le falta un material, no pide ayuda. Se queda quieto hasta que un adulto le pregunta qué le ocurre o le da directamente lo que necesita.
  • Interrumpe en clase para decir cualquier cosa que se le pase por la cabeza. Algunas veces está relacionado con lo que hablamos y otras no. “Aunque ya le he dicho muchas veces que no lo haga, lo sigue haciendo. Parece que me desafía”.
  • Cuando algo no le interesa no hay manera de que trabaje. Sin embargo, hay cosas en las que es asombroso lo mucho que sabe.
  • Nunca pregunta una duda ni participa / No deja de interrumpir (Podemos encontrar casos en de un extremo u otro).

¿Qué hacemos cuando sospechamos que tenemos un alumno con Síndrome de Asperger?

Es seguro que tarde o temprano, nos encontraremos a algún alumno al que no sepamos muy bien que le pasa, pero que tengamos la certeza de que algo ocurre. Si creemos que se parece en algo al perfil que hemos descrito anteriormente, ¿qué hacemos? Podemos comenzar por pasarle alguna prueba de screening. Estas pruebas son pequeños test que puede completar cualquier persona del entorno del chico o chica. No dan un diagnóstico ni sus resultados son concluyentes. Son solo un instrumento, con el que ir viendo si nuestras sospechas van bien encaminadas o por el contrario debemos pensar en otras hipótesis.

sindrome de aspergerSi estas pruebas nos indican que nuestras sospechas están fundamentadas, tendremos una referencia para poder dar el siguiente paso: hablar con la familia. Es el más importante y a la vez delicado. Nunca es fácil decirles a unos padres que pensamos que su hijo tiene algún problema importante. Sin embargo, es absolutamente necesario que lo hagamos para poder iniciar el camino que llevará a atender al chico/a de la mejor manera posible.

Las reacciones de la familia pueden ser muy variadas. Desde la negación y el enfado con el profesional que se lo comunica, hasta la rápida actuación y cierto alivio al ver que alguien empieza a poner nombre a sus preocupaciones. Es posible que necesiten un tiempo antes de ponerse manos a la obra o que lo hagan inmediatamente. Es un proceso complicado y que cada persona y familia realiza lo mejor que sabe. Nuestro papel es acompañarles en ese proceso, aconsejarles y orientarles, respetando siempre sus necesidades.

A partir de aquí, el siguiente paso es obtener un diagnóstico clínico SINDROME DE ASPERGER 16 profesional. Este será el diagnóstico que determine si existe una patología y de cuál se trata. Este diagnóstico se puede obtener a través del sistema sanitario público, acudiendo al pediatra que derivará el caso a la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil (USMI-J) correspondiente.

Otra posibilidad es acudir a profesionales con experiencia y formación en el manejo de las herramientas diagnósticas estandarizadas como el ADI-R o el ADOS-G, Pocos gabinetes privados suelen tenerlos, pero si los hay en las asociaciones de Asperger y de TEA.

Educativamente también será necesario iniciar el proceso de valoración psicopedagógica correspondiente, por el que se determinen cuáles son las necesidades concretas del alumno/a y sobre todo, cuáles son las actuaciones más adecuadas.

Descarga el libro “Síndrome de Asperger: Guía práctica para la intervención en el ámbito escolar.” por Margarita Coto Montero (Psicopedagoga de Asociación Sevillana de Síndrome de Asperger).

sindrome

btn-descargar